La controversia de las inteligencias artificiales en salud mental

Tomas Donato/ junio 7, 2024/ Te lo explico con series, Te lo explico con.../ 2 comentarios

Hace poco los medios se inundaron de la ultima novedad en aplicaciones de las inteligencias artificiales. Una mediática tuvo la genial idea de crear una aplicación de IA (inteligencia artificial) para reemplazar a los terapeutas en su función, y disparó una gran controversia.

¿Puede una IA ocupar nuestros zapatos? ¿Que le pasaría a la gente si recurriera a una IA en vez de una persona? ¿No es mas conveniente?

Creo que para responder estas preguntas, Star Trek tiene un capítulo que va como anillo al dedo: Ocupaciones vacías (Hollow Pursuits).

La historia de Reginald Barclay

La ciencia ficción es un género literario que me encanta. Explora realidades posibles asumiendo que ciertos avances tecnológicos se desarrollen en la sociedad. 

Star Trek supo mostrarnos una sociedad futurista con viajes interestelares, replicadores de materia, teletransportadores, y cubiertas holográficas (llamados holodecks).

El holodeck es el epitome de la realidad virtual. Podría replicar cualquier entorno y personaje con un realismo perfecto. Literalmente se podía vivir otra vida ahí adentro. Eso es lo que le pasó al señor Barclay.

El holodeck literalmente permitía recrear realidades enteras.

Reginald Barclay era un ingeniero de la famosa nave estelar Enterprise. Pero tenía un problema. Se sentía muy incómodo e inadecuado en entornos sociales. Su tendencia a tartamudear, llegar tarde y a inhibirse lo llevó a que sus superiores lo critiquen, y sus pares se burlen de él. En otras palabras, Barclay sufría de una ansiedad social que lo sofocaba.

En la nave había una psicóloga, pero en vez de recurrir a ella, tuvo una idea mejor: creó un programa de holodeck para lidiar con sus frustraciones. Allí recreó a las personas con las que trabajaba, y les dio personalidades diferentes. En su mundo de ficción era un héroe. Era audaz. Era temido. Era admirado. Todo lo que no podía lograr en su vida real.

Pero cada vez que entraba ahí, al salir sus inseguridades se acentuaban. Sencillamente ese mundo creado por él era demasiado ideal y perfecto para él. El mundo real era aterrador, porque era incierto. No lo controlaba. Eventualmente, el contraste entre la realidad y la ficción lo hizo recluirse cada vez más en el holodeck, hasta que su jefe, Geordi, descubre su adicción.

Entonces Geordi hizo lo que cualquier persona haría en su lugar: le recomendó ir con la psicóloga para que pudiera aprender a manejar su ansiedad. El tema es que a la psicóloga de la nave la había recreado en su holodeck, y allí realizaba sus fantasías eróticas con ella. Así que cuando tuvo una sesión con la persona real, duró 5 minutos hasta que huyó de la escena. El miedo a un encuentro real con ella, a quien deseaba, le aterraba.

Eventualmente llegó a estar tan encerrado ahí, que todos sus superiores, incluyendo su jefe y la psicóloga, decidieron buscarlo y lo encontraron en su programa de holodecks, descubriendo su mundo ficticio personal. ¿Se imaginan las reacciones, no?

Para cuando todo terminó, Barclay estaba listo para renunciar. Se sintió humillado, sus inseguridades descubiertas. Pero Geordi lo exhortó a estar en el mundo real. Necesitaba que trabajara y ayudara a salvar a la nave de una crisis. Esa validación lo ayudó a ganar confianza y su participación fue clave para salvar la nave de la destrucción.

Al final del episodio, decide borrar el programa de holodeck. Antes de hacerlo, se despide de su mundo de fantasía. La tripulación virtual se limita a decir “Siempre serás bienvenido aquí, Reg.” Y Barclay responde: “Lo sé. Por eso es tan difícil irme”. 

El problema de las IA en salud mental

El ejemplo es muy bueno para pensar la controversia actual. Uno de los factores clave que hacen que la psicoterapia funcione es el contacto humano. Un paciente debe abrirse frente a otra persona. Debe animarse a confiar para hablar de lo que le pasa, ver que hay dentro de si mismo/a. Y en ese proceso, la confianza juega un factor central. El poder hacerlo en un entorno de respeto y aceptación es un factor fundamental para el proceso terapéutico. Me atrevo a decir que el vínculo terapéutico es uno de los factores más importantes en toda terapia.

Las IA eliminan ese vínculo. Una IA es a las relaciones humanas lo que una muñeca inflable es a la vida sexual. Reemplazar una persona con una cosa no da los mismos resultados.

El tema es que una IA puede resultar una ilusión convincente, ahora más que nunca. Hablan con voces realistas. Saben usar el lenguaje natural. Parecen personas. Pero no lo son. Son cosas, creadas con una función. La validación de una IA es artificial. No hay nadie real que te escuche, te entienda ni te acepte. Por eso, si las IA se usaran masivamente de esa manera, fomentaría conductas de aislamiento en la sociedad. Todos terminaríamos siendo como Barclay: personas asustadas, escapándonos de las frustraciones del mundo real.

¿Entonces, que necesita el paciente?

El ejemplo de Barclay muestra cómo su recuperación pasa por un proceso inverso al de la solución intentada inicialmente. Tuvo que salir al mundo real, exponerse a vínculos con otras personas, correr el riesgo de sentirse incómodo o ser rechazado. Curiosamente, solo en el mundo real se puede lograr algo de valor. Allí encontró validación real, intimidad genuina, y un lugar donde vivir con otros seres humanos siendo él mismo. 

De hecho, fue justamente el haber entablado una alianza terapéutica con la psicóloga de la nave lo que le dio el coraje de soltar su mundo de ficción

Un mundo seguro donde siempre nos van a aceptar y devolvernos la autoimagen que tanto deseamos puede parecer maravilloso en un principio, pero no deja de ser una ilusión. Todos necesitamos aprender a vivir en sociedad, tolerar la frustración, y ser exitosos en lo que nos propongamos. La única forma de aprender a hacerlo es exponiéndonos. Huir solo aumenta el malestar, no lo alivia.

Conclusiones

Pensar este tema me hace acordar al tema del consumo masivo de la pornografía que introdujo la era de internet. Reemplazar la intimidad real con una maquina no ayuda a las personas a estar mas sanas. Todo lo contrario. Es preciso construir vínculos significativos con personas reales para desarrollar la personalidad y crecer como personas. 

Como terapeuta, mi compromiso con mis pacientes y mi convicción de querer ayudarles siempre fue mi mejor herramienta para dar un servicio de calidad.

Debemos aprender que para vivir en un mundo de personas, tenemos que cultivar vínculos sanos con personas. La tecnología ofrece herramientas poderosas para muchas cosas, pero no debe reemplazarnos a nosotros. 

Star Trek muestra justamente un mundo donde la tecnología asiste a la humanidad, pero no la reemplaza. Quizás debiéramos tomar su ejemplo para saber como implementar estos avances tecnológicos correctamente.


Descubre más desde Tomas Donato

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Acerca de Tomas Donato

Soy psicoterapeuta individual y de pareja con más de 10 años de experiencia. Mi objetivo profesional es ayudar a las personas a vivir mejores vidas. Por eso mi pasión es la filosofía y la psicología orientadas al desarrollo personal.

2 comentarios

  1. Me encantó el enfoque, muy práctico y a la vez profundo. Muchas gracias!!

  2. Muy.interesante el artículo.

¡Tus ideas son valiosas! ¡Compartilas!