La maravillosa Sra. Maisel: Crisis y crecimiento personal

Tomas Donato/ abril 27, 2022/ Te lo explico con series, Te lo explico con.../ 2 comentarios

¿Alguna vez conociste a alguien que tuviera toda la vida resuelta? Ese tipo de persona que tiene un plan, y lo va cumpliendo al pie de la letra. Que se siente segura y fuerte en el camino que eligió, y todo parece salirle bien. El tipo de persona que otras personas envidian y usan de vara para medir lo que es hacer las cosas bien.

Bueno, Miriam Maisel (Midge para los amigos) era ese tipo de persona. Hasta que todo se cayó a pedazos. ¿Qué puede hacer alguien cuando ve que toda su vida está en crisis por un evento que no pudo anticipar?

En este artículo de “te lo explico con series” planeo responder la pregunta, demostrando cómo las crisis y el crecimiento personal son dos caras de una misma moneda.

AVISO DE SPOILERS: En este artículo hablaré sobre la trama de las temporadas 1 a 4 de la serie “La maravillosa Sra. Maisel”. Si no la viste aún, mirala! ¡Es una serie excelente! La podés ver en la plataforma Prime Video, como un exclusivo de la plataforma (Información válida al momento de la publicación).

Todo iba bien, hasta que…

Eran fines de los 50 y Midge, a sus 26 años de edad, tenía la vida que siempre había deseado. Estaba casada con un judío que amaba y le encantaba. Tenía dos hijos con él. Vivía en el mismo edificio de su niñez, en un departamento de lujo ubicado en un barrio de clase alta de Nueva York. Se pasaba día a día intentando (debo decir, exitosamente) ser la esposa perfecta. Tenía un buen sentido del humor, una mente afilada y un amor por la moda inigualable. Trabajaba su cuerpo, lo entrenaba, lo cuidaba y hasta lo medía. Sus proporciones físicas eran simétricas y esbeltas. Su vida giraba entorno a su marido y a sus hijos. Era la mujer perfecta para el modelo de la época. O al menos, era la idea de perfección que le había enseñado su madre, Rose Weissman.

Pero un día, ocurrió lo inimaginable. Su marido, Joel Maisel, en un rapto de frustración por haber fallado miserablemente en su show de comedia, le revela que la había engañado con su secretaria, arma su valija y la deja. Al día siguiente se entera que su marido no era solvente económicamente, y que el departamento donde vivían no era suyo, sino de su suegro, quien ante la separación lo puso a la venta. La separación la llevó de tener una vida perfecta a perderlo todo. Midge de repente estaba viviendo con sus padres, quienes le exigían recuperar a un hombre que la había dejado por ser demasiado perfecta. 

La crisis y sus oportunidades

La noche que Joel dejó a Midge también pasó algo muy importante. Ella estaba devastada por el acontecimiento, así que su primer instinto fue tomar alcohol. Mientras estaba borracha en la cocina, se dió cuenta que había dejado su fuente de cocinar en el café Gaslight, elemento esencial para sobornar con comida casera al encargado y conseguirle un espacio a su marido para actuar como comediante.

Cuando llegó ahí, en un impulso, tomó el micrófono y empezó a hablar. Habló de su crisis, su desgracia, pero lo hizo con un sentido del humor que solo alguien con mucho talento natural podría. Estaba tan desinhibida que se desnudó, y esto la llevó a ser detenida por la policía, que en esa época estaba siempre alerta a encarcelar a artistas por “indecencia pública”. Pero esto le valió una gran oportunidad, ya que en la cárcel pudo conocer a un famoso e impertinente cómico judío: Lenny Bruce.

Para su sorpresa, Susie Myerson, una empleada del café Gaslight, había visto su show improvisado y había reconocido su talento natural. Ella misma, tras pagar su fianza, le propuso ser su representante y llevarla al estrellato. Y el haber conocido a Lenny Bruce le permitiría tener otro importante aliado en su nueva profesión. Un inicio prometedor para empezar una vida diferente.

En resumen, la misma noche que la vida perfecta de Midge se desintegró desencadenó una serie de eventos que le abrieron la oportunidad de construir su vida con bases totalmente nuevas.

Cambiando las reglas

Si uno analiza la serie en su entereza puede identificar un tema que atraviesa a todos los personajes: la búsqueda de una vida más auténtica vinculada a sus valores y talentos, rompiendo con los mandatos sociales de la época. Cuando Joel deja a Midge, en principio parece ser solo un acto de egoísmo e inmadurez. Pero viendo su proceso personal, fue una crisis que surgió de la necesidad de buscar armar una vida más autentica. Él estaba viviendo una farsa: trabajaba en una empresa del tío en algo que no amaba ni sentía que se había ganado. Tenía un nivel de vida que no podía mantener él mismo, con una esposa acostumbrada a ese nivel de toda la vida. Romper con esa estructura le abrió la posibilidad de empezar a asumir responsabilidades, cosa que va logrando progresivamente. Primero intentó hacerse responsable por haber engañado a Midge y haber dañado a su familia, cosa que hizo tratando de asumir responsabilidad por la economía familiar, buscarle un departamento, y buscar la redención y el perdón por sus transgresiones.  Luego ayudó a su padre a poner su negocio en orden, poniendo la contabilidad en regla y sacando un crédito bancario para comprar el edificio donde estaba le empresa. Finalmente buscó armar un negocio propio que sintonice con sus deseos, viendo que no tenía talento como artista. Así es como abrió un bar con entretenimiento en el barrio chino y que hizo prosperar aún a pesar del boicot de los dueños del local. Paralelamente, fue buscando la manera de tener una relación con Midge donde pudiera apoyarla y aceptarla con todos sus cambios, aunque ya no fuera su marido. Lo que caracteriza a Joel a través de su viaje es la perseverancia a pesar de sus falencias.

Midge, por su parte, comenzó a trabajar, tanto como comediante como en trabajos varios y corrientes. Esto le abrió el mundo, y le llevó a conocer todo tipo de realidades fuera de su torre de marfil del upper west side. Descubrió que tiene un talento extraordinario, y empieza a armar su vida ya no más entorno a un hombre, sino a sí misma. Es un proceso con muchas idas y vueltas, subidas y bajadas, pero con cada frustración y traspié fue dándose cuenta que ya no quería depender de hombres, y valerse por sí misma. 

No es casualidad que su aliada y socia en este viaje de transformación fuera Susie Myerson, quien  siempre la apoyaba y validaba, mientras le exigía dar lo mejor y nunca la dejaba abandonar. Era una relación muy diferente a las que Midge estaba habituada. Todo su mundo siempre le había pedido conformarse a una estructura de vida típica de su época y clase social. Susie por otro lado la impulsaba a creer en sí misma y a abandonar todos los mandatos sociales y familiares. Atreverse a ser una estrella en un mundo de hombres (porque, como siempre le remarcaban, “las mujeres cantan, no hacen comedia”).

Las crisis a veces tienen un efecto en cadena

El constante desafío de Midge a los mandatos y estructuras de su época tuvo un impacto que transformó no solo su propia vida, sino también la de su familia. Sus padres, quienes deseaban que reconstruyera su vida de inmediato, lentamente fueron afectados por su ímpetu a no conformarse y tener una vida independiente. 

Abe Weissman, un hombre de ciencia y un matemático brillante que tenía un puesto permanente como docente en la Universidad de Columbia, obtuvo un cargo en Bell Labs, un lugar que había idealizado por años y donde deseaba trabajar. Pero la realidad distaba de la fantasía: descubrió que era un lugar que representaba valores opuestos a los de su juventud. A su vez, él no era bueno enseñando, y nadie lo apreciaba en la universidad. En un acto impulsivo, decidió dejar todo. Renunció a ambos empleos, y se enfocó en reencontrarse con sus valores y su deseo de cambiar el mundo para mejor.

Este acto lo llevó a renunciar a la vida de clase alta a la que se había acostumbrado. Perdió su departamento, que era de la propiedad de la universidad. En su búsqueda se asoció con jóvenes de izquierda de quienes luego se alejó por verlos inmaduros y no comprometidos con un cambio real. Eventualmente descubrió que a través de la palabra escrita podía tener un impacto real sobre los demás, y obtuvo un trabajo como crítico de teatro. 

Su vida se había dado vuelta. Pasó de ser el hombre de la casa, el proveedor, a ser un escritor mantenido por su hija. Incluso llegó a reconocer, en una escena muy tierna, que tanto él como Midge eran dos artistas persiguiendo su arte. Era la primera vez que la validaba en su vida independiente y su elección de carrera.

Rose Weissman, por otro lado, era una mujer de clase alta desde que nació. Su familia era dueña de una empresa petrolera y gracias a ello tenía un ingreso por el fideicomiso familiar que le permitía vivir en lujo. Pero también era una familia que la había invalidado sistemáticamente, considerándola débil y burlándose de sus elecciones de vida, como su marido. Si bien la empresa fue fundada por su abuela, una mujer, los valores de la familia y la empresa eran recalcitrantemente machistas. Y en el contexto de cambio que estaba viviendo, cuando se enteró que le negaban un lugar en la mesa directiva por ser una mujer la llevó a renunciar al dinero que le daban. Hizo lo que nunca había hecho antes en su vida: independizarse. Eventualmente descubrió que tenía un talento como casamentera del mismo calibre del talento de Midge para la comedia. Y si bien nunca comprendió a Midge en su elección de profesión, logró entender esa necesidad de no depender de los hombres, y forjarse un camino propio. Cuando Rose se encontró un verdadero obstáculo como casamentera (una cofradía de casamenteras que la presionaron para que renuncie), fue Midge la que la validó y la animó a seguir adelante. Fue un momento de encuentro entre madre e hija entorno a sus nuevas vidas.

Crisis y cambio

Lo que revela esta serie es que la vida no se trata de armar una estructura segura y vivir en ella. La vida es fluida. Hay que construir, y las estructuras son importantes para tener solidez en lo que uno construye. Pero sin crisis no hay cambio, y sin cambio no hay crecimiento. Muchas veces las bases donde uno construye se tienen que cuestionar para poder crecer. A veces la crisis viene de afuera, como le pasó a Midge. A veces la crisis la genera uno mismo, y viene de adentro, como le pasó a Joel. Pero en el fondo, comprender que las crisis no son una anomalía a eliminar es algo fundamental para comprender el juego de la vida.

No existe la vida perfecta. No hay una estructura tan buena y completa que permita tener una vida ordenada y predecible sin cambios inesperados y totalmente protegida de la adversidad y del peligro. Como aprendí en mi juventud, la vida no es en línea recta. Tiene idas y vueltas, curvas y giros. Algunos los podemos anticipar, y otros no. Lo importante es aprender de estos cambios. Ver para qué llegan, qué traen, y adaptarnos a ellos para poder crecer.

Si bien Midge nunca quiso que Joel la dejara, a la larga fue lo mejor que le pasó en su vida. Abrió la puerta a que se pudiera conocer de una manera que nunca lo había hecho. Le permitió descubrir su talento, y aspirar a ser una estrella. De lo contrario se hubiera contentado con ser un ama de casa “perfecta” toda la vida, y no hubiera realizado su potencial como mujer y como artista.

Lo cual me lleva a una última reflexión: la idea de perfección es una prisión. No existe ningún modelo de vida ni de ser que le calce bien a todo el mundo. En la serie todos los personajes tienen que romper con los modelos y estructuras que estaban siguiendo para poder crecer, y con razón. Es mejor abrazar el cambio en búsqueda del crecimiento personal que construir vidas seguras y supuestamente perfectas. Después de todo, nada que permanezca lo hace sin cambiar. Para prosperar, crecer y salir adelante frente a la adversidad hay que abrazar el cambio, como lo hizo Midge y su familia. Al final fueron menos perfectos, pero más independientes, auténticos y realizados personalmente.


Descubre más desde Tomas Donato

Subscribe to get the latest posts sent to your email.

Acerca de Tomas Donato

Soy psicoterapeuta individual y de pareja con más de 10 años de experiencia. Mi objetivo profesional es ayudar a las personas a vivir mejores vidas. Por eso mi pasión es la filosofía y la psicología orientadas al desarrollo personal.

2 comentarios

  1. Muchas gracias por el artículo! La verdad es que es una serie fantástica. Se aprecia ese crecimiento a través de la crisis que comentas, evolucionan. Ahora tengo muchas ganas de volver a verla.

  2. hola

¡Tus ideas son valiosas! ¡Compartilas!